Estás aquí: Inicio > Noticias > Confianza del consumidor en Estados Unidos baja en octubre

Confianza del consumidor en Estados Unidos baja en octubre

La confianza del consumidor en Estados Unidos retrocedió en octubre, afectado por una perspectiva menos optimista sobre la economía en el corto plazo.

Según el índice difundido por el organismo de análisis The Conference Board, éste se ubicó en 98.6 unidades, una baja frente a las 103.5 de septiembre pasado, afectado además por un descenso en las evaluaciones sobre las condiciones actuales para hacer negocios y sobre las perspectivas de empleo en Estados Unidos.

Pese al menor optimismo mostrado por los consumidores durante octubre, sus expectativas respecto a sus ingresos en los meses venideros permaneció relativamente sin cambios.

El organismo informó que su índice sobre la situación presente de la economía disminuyó de 127.9 a 120.6 unidades; mientras que el índice sobre las expectativas declinó de 87.2 a 83 puntos.

Subida en septiembre

La confianza del consumidor en Estados Unidos aumentó en septiembre a su máximo nivel desde ese mismo mes de 2007, antes de que la recesión económica mundial comenzara a mostrar sus primera señales.

La confianza del consumidor en Estados Unidos se ubicó en 104.1 unidades en septiembre, de los 101.8 puntos de agosto, con lo que además sumó dos meses consecutivos de incremento.

“La confianza del consumidor aumentó en septiembre por segundo mes consecutivo y se encuentra ahora a su máximo nivel desde la recesión”, dijo Lynn Franco, directora de indicadores económicos de The Conference Board.

Los consumidores se encuentran más optimistas respecto de sus condiciones actuales, favorecidas por una más positiva evaluación del mercado de trabajo. A futuro, los consumidores se muestran más optimistas respecto del mercado de trabajo en el corto plazo, en tanto que se mantienen neutrales respecto de las condiciones para hacer negocios y de las proyecciones de ingresos. “En general, los consumidores continúan evaluando las actuales condiciones de manera favorable y prevén una expansión económica moderada en los meses venideros”.

Hacia arriba en agosto

La confianza del consumidor en Estados Unidos avanzó en agosto a su mayor nivel en 11 meses, tras reportar un ligero descenso en julio pasado.

El índice se ubicó en agosto en 101.11 unidades, luego de haber reportado 96.7 unidades en el mes anterior, con lo que alcanzó su mayor nivel desde septiembre de 2015.

Las evaluaciones de los consumidores tanto de las condiciones para hacer negocios como de las condiciones del mercado laboral fueron considerablemente más favorables que en julio.

Además que las expectativas de corto plazo referentes a las condiciones de los negocios y del empleo, así como de las proyecciones de ingresos personales, también mejoraron. Tomadas en conjunto, las evaluaciones apuntan a la “posibilidad de una moderada recuperación del crecimiento en los meses siguientes”.

A la baja en julio

La confianza del consumidor en Estados Unidos retrocedió ligeramente durante el mes de julio, afectada por unas más moderadas expectativas de mediano plazo, de acuerdo con el índice de The Conference Board.

El índice se ubicó en julio en 97.3 puntos, de las 97.4 unidades del mes de junio, cuando registró un aumento respecto de mayo.

Los consumidores en Estados Unidos se mostraron en julio más optimistas sobre las condiciones actuales para hacer negocios y sobre el mercado de trabajo. Tales opiniones, sugieren que “la economía continuará expandiéndose a su paso moderado”.

Sin embargo que las expectativas respecto de las condiciones para hacer negocios y sobre el mercado de trabajo, así como las perspectivas de ingresos personales, declinaron ligeramente en julio.

Hacia arriba en junio

La confianza del consumidor de Estados Unidos revirtió en junio dos meses consecutivos a la baja y subió en el sexto mes de 2016.

La confianza del consumidor en Estados Unidos aumentó en junio impulsada por el optimismo entre los estadounidenses respecto al desempeño de la economía en el corto plazo.

El índice del organismo The Conference Board se ubicó en junio en 98 unidades, luego de haber registrado 92.4 puntos en mayo, cuando había descendido respecto a la estimación de abril.

El ánimo solo fue moderadamente más positivo en junio respecto del mes anterior, lo que sugería que las condiciones económicas no se habían deteriorado, aunque tampoco se hubieran fortalecido.

La economista añadió que las expectativas acerca de las condiciones para hacer negocios y del mercado laboral, así como sobre las proyecciones sobre ingresos personales, solo mejoraron de manera moderada en junio.

A la baja en mayo

Esta caída se debe a una desfavorable evaluación sobre las actuales condiciones económicas, de acuerdo con el índice difundido hoy por el organismo The Conference Board.

El índice se ubicó en mayo en 92.6 puntos, luego de las 94.7 unidades de abril, afectado igualmente por una baja en las expectativas de los consumidores en Estados Unidos y por una evaluación menos positiva tanto del mercado de trabajo como de las condiciones para hacer negocios.

La principal razón de la caída de la confianza es que los consumidores “califican las condiciones actuales de manera menos favorable que en abril”. “Las expectativas declinaron aún más, en tanto que los consumidores permanecen cautelosos sobre las perspectivas para los negocios y sobre las condiciones del mercado laboral. Por lo tanto, continúan esperando pocos cambios en la actividad económica en los meses siguientes”.

A la baja en abril

La confianza del consumidor de la economía de Estados Unidos bajó en abril a 94,2 unidades, frente a los 96,1 puntos registrados en marzo.

Según la directora de indicadores económicos de The Conference Board, Lynn Franco, el comportamiento de las previsiones favorables avanza “lateralmente, registrando un ligero declive en abril, tras la modesta ganancia de marzo”.

Sin embargo, las expectativas a corto plazo de los consumidores se han moderado, lo que apunta a que los estadounidenses no prevén por ahora un incremento en el ritmo de crecimiento económico, indicó la especialista.

El Departamento de Comercio ofreció nuevos datos en torno a la ralentización de la dinámica productiva interna, al notificar que los pedidos de bienes duraderos aumentaron en marzo menos de lo previsto y mostraron un retroceso si se excluyen las órdenes en el sector de transporte.

Según el informe, esas solicitudes a las fábricas crecieron apenas 0,8 por ciento en marzo, impulsados por la demanda de equipos de defensa como aviones militares.

Mientras, los pedidos de bienes de capital básicos, que indican la inversión empresarial, continuaron sin cambios durante el mes anterior, luego del descenso de 2,7 puntos porcentuales en febrero.

Deja un comentario

Scroll To Top