Estás aquí: Inicio > Indicadores economicos > Balanza de Pagos en el Segundo Trimestre de 2015

Balanza de Pagos en el Segundo Trimestre de 2015

balanza de pagos 2012Banxico ofrece información sobre la balanza de pagos mexicana relativa al segundo trimestre de 2015.

En el segundo trimestre de 2015, la reserva internacional bruta del Banco de México mostró una disminución de 3,459 millones de dólares.

De esta manera, al cierre de junio el saldo de dicha reserva se ubicó en 194,306 millones de dólares. La reducción de la reserva internacional bruta fue resultado de la combinación de un déficit en la cuenta corriente por 7,980 millones de dólares; un superávit en la cuenta financiera por 17,000 millones de dólares; un flujo negativo en el renglón de errores y omisiones por 12,229 millones de dólares; y un cambio negativo por valoración de dicha reserva por 250 millones de dólares.

En el periodo abril-junio de 2015, las exportaciones manufactureras registraron un desempeño débil. En efecto, a pesar de que las exportaciones automotrices mantuvieron una trayectoria positiva, el resto de las exportaciones manufactureras exhibió un comportamiento desfavorable. Al respecto, la debilidad de las exportaciones manufactureras no automotrices reflejó principalmente el bajo dinamismo observado en la producción industrial de Estados Unidos en el primer semestre del año en curso. En este contexto, en el trimestre de referencia el déficit de la balanza comercial fue similar al reportado en el trimestre previo. Así, dicho déficit continúa en niveles moderados, lo que contribuyó a que la cuenta corriente siguiera siendo plenamente financiable.

La economía mexicana continuó captando recursos a través de la cuenta financiera que permitieron el financiamiento holgado del déficit de la cuenta corriente. Esto, en un entorno en el que los mercados financieros internacionales experimentaron una elevada volatilidad debido a la perspectiva de que la Reserva Federal comenzará a aumentar su tasa de referencia en este año, a la situación de Grecia, a los problemas en los mercados financieros en China, así como a los menores precios de los bienes primarios que han propiciado un deterioro en los términos de intercambio de diversas economías emergentes. La persistencia de elevados niveles de volatilidad en los mercados financieros del exterior se vio reflejada en los mercados nacionales. En particular, si bien no se observaron salidas netas de capitales, el ajuste en la exposición de riesgos del portafolio de los inversionistas generó una mayor demanda por coberturas cambiarias en los mercados de derivados, lo cual contribuyó a que el peso experimentara una depreciación frente al dólar. En este contexto, para reducir la probabilidad de que presiones potenciales pudiesen perturbar el funcionamiento adecuado, esto es, con condiciones apropiadas de liquidez, del mercado cambiario nacional, la Comisión de Cambios tomó varias medidas durante el periodo de referencia.

En el periodo que se reporta, la cuenta corriente de la balanza de pagos exhibió un déficit de 7,980 millones de dólares. Dicho saldo se derivó de la combinación de déficits en la balanza de bienes y servicios por 4,498 millones de dólares y en la de renta por 9,715 millones de dólares, y de un superávit en la balanza de transferencias por 6,233 millones de dólares.

El déficit que registró la balanza de bienes y servicios fue reflejo de saldos negativos de 1,886 millones de dólares en la balanza de bienes y de 2,612 millones de dólares en la de servicios. A su vez, el saldo de la balanza de bienes se originó de déficits de 1,852 millones de dólares en la balanza de mercancías y de 34 millones de dólares en la de bienes adquiridos en puertos por medios de transporte.

En el segundo trimestre de 2015, el déficit de 1,852 millones de dólares que mostró la balanza de mercancías se compara con el superávit de 1,007 millones de dólares que presentó en el mismo periodo de 2014. Este cambio se derivó de una disminución en el saldo de la balanza de productos petroleros, el cual pasó de un superávit de 1,084 millones de dólares en el segundo trimestre de 2014 a un déficit de 1,422 millones de dólares en igual periodo de 2015, y de un aumento en el déficit de productos no petroleros, que pasó de 78 millones de dólares a 430 millones de dólares, en la misma comparación.

El valor de las exportaciones de mercancías en el trimestre de referencia sumó 98,134 millones de dólares, cifra que representó una contracción anual de 3.7 por ciento. Por su parte, el valor de las importaciones de mercancías en el trimestre de referencia fue de 99,985 millones de dólares, lo cual implicó una caída anual de 0.9 por ciento.

La balanza de servicios exhibió un déficit de 2,612 millones de dólares en el segundo trimestre del presente año, el cual se originó de ingresos por 6,228 millones de dólares (expansión anual de 27.5 por ciento) y de egresos por 8,841 millones de dólares (incremento anual de 2.9 por ciento). En particular, por concepto de viajeros internacionales se observó un superávit de 1,859 millones de dólares, resultado de ingresos por 4,354 millones de dólares (alza anual de 9.0 por ciento) y de egresos por 2,494 millones de dólares (avance anual de 9.8 por ciento).

En el segundo trimestre de 2015, la balanza de renta registró un déficit de 9,715 millones de dólares, el cual se derivó de ingresos por 1,494 millones de dólares (reducción anual de 25.5 por ciento) y de egresos por 11,208 millones de dólares (descenso anual de 16.7 por ciento). En el trimestre de referencia, el pago neto por intereses al exterior resultó de 6,997 millones de dólares, monto 2.1 por ciento inferior al reportado en el mismo periodo de 2014.

En el periodo abril-junio del año en curso, la balanza de transferencias mostró un superávit de 6,233 millones de dólares, el cual fue resultado de ingresos por 6,477 millones de dólares y de egresos por 244 millones de dólares. Al interior de esta balanza destacan los ingresos por remesas familiares, los cuales sumaron 6,365 millones de dólares (crecimiento anual de 3.2 por ciento), y los egresos por remesas familiares, que ascendieron a 211 millones de dólares (disminución anual de 19.8 por ciento).

La cuenta financiera de la balanza de pagos en el segundo trimestre del año en curso presentó un superávit de 17,000 millones de dólares. Dicho saldo se derivó de entradas netas por 2,695 millones de dólares en la cuenta de inversión directa (ingresos de 5,419 millones de dólares por inversión extranjera directa captada por México y egresos de 2,724 millones de dólares por inversiones directas en el exterior de residentes en México), por 11,070 millones de dólares en la cuenta de inversión de cartera y por 3,235 millones de dólares en la cuenta de otra inversión.

 

Un comentario

  1. Bueno, pero en las reservas México incrementó el saldo, lo que anteriormente no sucedía.

    Recuerdo cuando eran los cambios en el gobierno, había un miedo a la inflación porque si uno tenía una deuda, está se triplicaba, perdiendo en muchas ocasiones la casa que estaba hipotecada. Asi que, en términos generales, hay estabilidad y tranquilidad en este aspecto.

Deja un comentario

Scroll To Top