cacular RFC
Estás aquí: Inicio > Términos Económicos > Bienes complementarios

Bienes complementarios

bienes complementarios Si bien en la economía existen diferentes tipos de bienes debido a sus características, los bienes complementarios son uno de los más estudiados e importantes en el día a día sin darnos cuenta.

Los bienes complementarios son aquellos que se utilizan de forma conjunta para satisfacer alguna necesidad. La relación existente entre los bienes complementarios es tal que el consumo de unos es indispensable a su complemento.

Ejemplos de bienes complementarios

  • Automóvil y gasolina
  • Pan para hot dog y salchicha
  • Agua y café
  • Computadora y electricidad

bienes complementarios ejemplos

 Demanda y precios de bienes complementarios

Como se había mencionado anteriormente, los bienes complementarios se encuentran vinculados a otro bien ya que su uso está estrechamente relacionado. De los ejemplos que se mostraron anteriormente uno de los más claros es el del auto ya que este no puede utilizarse sin gasolina o no puedes comer un hotdog sin salchicha o bien, no puedes utilizar la mayoría de los aparatos electrodomésticos sin electricidad.

Es importante como se comportan los precios de los bienes complementarios, por ejemplo, para el caso mexicano los precios de la gasolina aumentan cada mes lo que de cierta forma inhibe la compra de autos prefiriendo sustituir el carro por el medio de transporte público que es más económico, por lo que entonces el carro pasaría a ser un bien sustituto.

El ejemplo con la electricidad puede ser que ante su aumento las personas opten por ejemplo, por comprar estufas de gas o ver la posibilidad de utilizar un calentador solar.

Es decir, algunos bienes complementarios pueden sustituirse por otros pero existen algunos que no es tan fácil de cambiarlos, de ahí que los bienes complementarios sean un tema de suma importancia.

Así tenemos que los bienes complementarios pueden representar de forma oportuna los cambios en las condiciones del mercado afectan a las empresas y sus ventas. Sin embargo, a quien más le afecta es a los consumidores ya que adquirir un producto sin tener en cuenta el precio de sus complementarios vendría siendo una total locura.

Un ejemplo de lo anterior es cuando compramos una impresora, no solo vemos la impresora sino que la marca de la tinta sea económica o bien, regresando al ejemplo del coche muchas personas optan por un carro chico que les permita ahorrar gasolina.

Un engaño común es dejarse llevar por atractivos precios en un inicio cuando al final nos viene saliendo más caso. Por ejemplo, cuando se utiliza calefacción eléctrica suele ser económica en cuanto a la instalación pero muy cara de utilizar, por lo que dependiendo de nuestras necesidades, a medio plazo ser necesario cambiarlo por una calefacción a gas.

Conclusión

Podemos decir que la demanda de un bien no sólo de solo de su precio y del ingreso de la población, sino también del precio de los bienes complementarios y sustitutos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Scroll To Top