Estás aquí: Inicio > Noticias > ¿A cuánto llegan las reservas internacionales de México?

¿A cuánto llegan las reservas internacionales de México?

banxicoBanco de México (Banxico) informó una disminución en la reserva internacional por 401 millones de dólares (m.d.). Así, su saldo al cierre de la semana fue de 193,901 m.d..

Al 29 de mayo el saldo de la reserva internacional fue de 193,901 m.d., lo que significó una reducción semanal de 401 m.d. y un crecimiento acumulado, respecto al cierre de 2014, de 662 m.d.

La variación semanal en la reserva internacional fue resultado de:

  • La compra de dólares del Gobierno Federal al Banco de México por 5 m.d.
  • Una reducción de 260 m.d. resultado de la asignación en las subastas diarias de dólares sin precio mínimo, conforme al mecanismo autorizado por la Comisión de Cambios.
  • Una reducción de 136 m.d. resultado principalmente del cambio en la valuación de los activos internacionales del Instituto Central.

La base monetaria (billetes y monedas y depósitos bancarios en cuenta corriente en el Banco de México) aumentó 16,271 millones de pesos (m.p.), alcanzando un saldo de 1,057,904 m.p. Esta cifra implicó una variación anual de 21.6 por ciento.

La cifra alcanzada por la base monetaria al 29 de mayo significó un decremento de 4,989 m.p. en el transcurso de 2015. Se estima que este comportamiento es congruente con el patrón estacional de la demanda por base monetaria, considerando el efecto temporal que se presenta ante la intensificación de las campañas electorales.reservas internacionales

Reservas Internacionales ¿Qué son y para qué sirven?

Mucho se escucha hablar de las reservas internacionales que a partir del Gobierno de Vicente Fox empezaron a alcanzar cifras no antes registradas en México.

El concepto de las reservas internacionales es mal interpretado muchas veces y se piensa que por ser un tipo de ahorro del gobierno, este se debería destinar a la inversión. Sin embargo, las reservas internacionales tienen objetivos específicos.

En primera instancia, vamos a definir su concepto. Las reservas internacionales son todas las divisas, es decir, monedas de otros países, así como metales, oro y plata que compra Banco de México y que conserva para ser utilizadas cuando la economía lo requiera. No pertenecen, ni representan un ahorro del Gobierno, por lo que no puede hacer uso de ellas a su voluntad.

Esto se debe a que el organismo encargado de manejar las reservas no es el Gobierno Federal, sino en Banco de México quien tiene la responsabilidad de comprar los dólares que entran al país mediante los turistas, los ingresos por la venta de petróleo o los dólares que envían los mexicanos que trabajan en otros países al nuestro.

Los dólares que entran al país no pueden circular normalmente, primero, el Banco de México los compra en el mercado cambiario, un mercado específicamente diseñado para ese tipo de transacciones. Una vez realizado esto, Banxico los paga en pesos, lo que significa que eso pesos ya pueden comenzar a circular en nuestra economía.

Las reservas internacionales están conformadas por todo tipo de monedas de otros países como euros y yenes, así como metales, sin embargo, esta constituida en su mayoría por dólares.

Otra función de las reservas internacionales es la de tener dólares suficientes a disposición de quien los necesite, particulares o el Gobierno.

Las Reservas Internacionales son activos financieros que el banco central invierte en el exterior y que pueden ser fácilmente convertidos en medios de pago. Su característica principal es la liquidez; es decir, la capacidad de los activos que la integran para liquidar, de manera expedita, obligaciones de pago fuera de nuestro país.

En México, estos activos son propiedad del Banco de México y de acuerdo con el artículo 18 de la Ley que rige a este Instituto Central, el objetivo de contar con una reserva internacional es el de coadyuvar a la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional mediante la compensación de desequilibrios en la balanza de pagos.

Las reservas internacionales fungen como un mecanismo de auto- seguro para afrontar contingencias que podrían reflejarse en un deterioro de los flujos comerciales o de capital de la balanza de pagos, generados principalmente por desequilibrios macroeconómicos y financieros, ya sean de origen interno o externo.

Para que un activo financiero sea considerado como parte de la reserva internacional tiene que cumplir con ciertos atributos. En el caso de México, esos activos deben cumplir con lo que establece el artículo 19 de la Ley del Banco de México, el cual estipula que la reserva internacional se constituye por las divisas y el oro propiedad del Banco Central que se hallen libres de todo gravamen y cuya disponibilidad no esté sujeta a restricciones.

Se trata sólo de activos que representan obligaciones de pago de entidades no residentes en México y deben estar denominados en monedas extranjeras de libre convertibilidad.

El artículo 20 de la misma Ley establece que las divisas susceptibles de formar parte de la reserva son únicamente:

  • Los billetes y monedas metálicas extranjeros
  • Los depósitos, títulos y valores pagaderos fuera del territorio nacional, considerados de primer orden en los mercados internacionales y de amplia liquidez, denominados en moneda extranjera y a cargo de gobiernos de países distintos a México, de organismos fi nancieros internacionales o de entidades del exterior, siempre que sean exigibles a plazo no mayor de seis meses o de amplia liquidez
  • Los créditos a cargo de bancos centrales, exigibles a plazo no mayor de seis meses, cuyo servicio esté al corriente
  • Los derechos especiales de giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional.
  • En la práctica, los criterios anteriores implican que la reserva internacional del Banco de México se integra por activos financieros denominados en las divisas de mayor importancia en los mercados internacionales, tales como dólares de los E.U.A., euros o yenes japoneses, entre otras.

Asimismo, los instrumentos financieros en que se invierte la reserva internacional son los títulos representativos de la deuda de los países cuyas monedas se incluyen como divisas, así como los valores emitidos por organismos internacionales, instituciones bancarias y agencias respaldadas por los gobiernos antes mencionados.

Adicionalmente, la reserva internacional puede invertirse en depósitos a plazo y a la vista que se constituyan en instituciones bancarias del exterior que cumplan con ciertos requisitos establecidos por el Banco de México. En este sentido, para que los instrumentos de deuda formen parte de los activos elegibles para inversión y las instituciones bancarias estén dentro de la lista de contrapartes autorizadas, se requiere que sean reconocidos como de primer orden; esto es, que tengan una calificación crediticia mínima relativamente alta por parte de las agencias especializadas.

El artículo 20 de la Ley del Banco de México, impide que se consideren como reserva internacional activos tales como inversiones en territorio nacional, activos fi jos, instrumentos de dudosa calidad crediticia o baja liquidez, entre muchos otros.

Además, es indispensable que los activos que conforman la reserva internacional no sean emitidos por entidades mexicanas, pues de lo contrario, en caso de enfrentarse a una contingencia en la balanza de pagos que aumente el riesgo país, el valor de mercado de esos activos también se vería reducido y, por tanto, no servirían adecuadamente como medio de cobertura ante tales eventos.

Un comentario

  1. serian mas millones si los rateros de pemex pusieran lo que an depositado en cuentas de otros paices
    la verdad, la reforma biene con mas intereces personales del presidente y terceros para la reforma, que ni los del pueblo mexicano, porque? porque el presidente quiere que se le compartatan el pastel(el dinero) al
    Ayunó el país hasta hoy de proyectos espectaculares por parte de la inversión nacional, por más que los turisteros hablen de una derrama de ocho mil 500 millones de pesos, de acuerdo a cifras del Banco de México en lo que va del año han salido del país 19 mil 628.6 millones de dólares.
    La cifra más que duplica el monto que se fue en el mismo lapso del 2012. Estamos hablando de nueve mil 587 millones de billetes verdes.
    La mayoría de los recursos fueron transferidos a instituciones bancarias del exterior, es decir, no estamos hablando de capitales golondrinos que llegan en la coyuntura de tasas de interés superiores a las de sus países, toman sus utilidades y se llevan su dinero.
    Los dólares, fugados pues, eran de mexicanos.

Deja un comentario

Scroll To Top