Estás aquí: Inicio > Términos Económicos > ¿Qué función cumplen las calificadoras de riesgo?

¿Qué función cumplen las calificadoras de riesgo?

Últimamente hemos escuchado hablar mucho de las famosas agencias calificadoras de riesgo, pero ¿por qué se les da tanta importancia a lo que dichas agencias dicen? A continuación, haremos una descripción para que quede bien claro su relevancia en el mercado:

Para empezar, las calificadoras de riesgo no son más que una sociedad formada legalmente que tiene la finalidad de “calificar” los valores y riesgos afines a la actividad financiera, aseguradora y bursátil.

Esto se hace con el objetivo de que nosotros como inversionistas tengamos información oportuna y podamos evaluar según nos convenga.

Se supone, que las calificaciones de dichas agencias son objetivas e independientes, y que utilizan metodologías competentes y prácticas para proporcionar transparencia al público, empresas y gobiernos.

Si es así, entonces ¿por qué tanto revuelo cuando una agencia emite una calificación?

Pues resulta que a nivel mundial existen 3 calificadoras de riesgo que se han consolidado tan fuerte en el mercado, especialmente, Standard and Poor’s que es la agencia de mayor peso, a la que le siguen Moody’s y Fitch.

Cabe destacar que las agencias son estadounidenses, y el asunto es que estas agencias mueven el marcado a través de la incertidumbre, una mala nota puede significar una fuga de inversiones para un país, lo que se está cuestionando ahora sobre estas agencias es si en verdad son tan fiables y objetivas como dicen ser, qué metodologías utilizan y que personalidad tienen como para decir que un valor en bueno o malo.

En tiempos históricos, todas las agencias de rating mantuvieron predicciones con relativa fiabilidad sobre la debilidad de las compañías; entidades con baja calificación tendían a quebrar más fácilmente que las que gozaban de buena consideración.

Sin embargo, se ha demostrado el claro tinte procíclico de sus predicciones. Pero en los casos de deuda soberana, esta realidad es más dramática.

Como no hay antecedentes, no se puede demostrar, y tampoco negar es el hecho de que las agencias de calificación han actuado más bien de manera reactiva ante cambios en la economía, y no tanto proactiva, lo que devalúa su actividad predictiva.

Las agencias de rating deberían servir para prevenir y aconsejar al inversor, pero, en contra de lo esperado, han actuado a posteriori, haciendo en muchas ocasiones un flaco favor al inversor. Ante dicha situación, el mercado ha preferido enfocarse cada vez más en los hoy temidos credit default swaps que, por poner un ejemplo, actualmente dan una probabilidad de quiebra mucho menor a Estados Unidos que a Francia, a pesar de ser catalogados ambos con un rating similar.

¿Son eficientes las agencias de rating?

La respuesta es, cuanto menos, dudosa, dado que se busca un cambio necesario que pasa por una mayor transparencia, responsabilidad e independencia de las agencias de calificación.

Los inversores, emisores, bancos de inversión, intermediarios y gobiernos son los que usan las valoraciones del riesgo de créditos. Para los inversores, las agencias de calificación de riesgos aumentan el abanico de alternativas de inversión y proporcionan medidas de riesgo relativo fáciles de usar. En general esto incrementa la eficiencia del mercado, al reducir los costes tanto para el que presta como el que toma prestado. A su vez, esto aumenta la disponibilidad total de capital riesgo, lo que conduce a un crecimiento más fuerte.

El problema es que, estas agencias, han adquirido un gran poder, ya que sus calificaciones pueden obligar al Estado o distintas empresas a pagar mayores tasas de interés por sus créditos debido a ser consideradas más riesgosas.

2 Comentarios

  1. Bien, pues si son tan objetivas, ¿porqué a veces amenazan con “modificar a la baja la calificación de una determinada compañía o país”? si fuese cierto que se basan únicamente en datos financieros reales, no pueden cambiar la calificación a su antojo. ¿no?

  2. Bueno, el “objetivas” es entre comillas, digamos que esa es la definición, la ejecución es otro asunto. Se supone que las agencias hacen sus cálculos con los balances de las empresas y ellos aplican razones financieras, nada complicado en realidad, pero como tu dices, la objetividad y transparencia se cuestiona mucho. Te dejo una reflexión que hizo alguna vez Friedman: Hay dos superpoderes en el mundo: Estados Unidos y Moody’s: el primero te destruye arrojando bombas y el segundo bajando la calificación de tus bonos

Deja un comentario

Scroll To Top